2: Sobre meditación

La meditación es una práctica que parecía tan exótica cuando era pequeño, algo foráneo a mi religión cristiana que era interesante y a la misma vez imposible. “Eso no es de Dios”, me decían, aún cuando la meditación es algo que se encuentra en las prácticas contemplativas cristianas, solo que su enfoque es en Dios. Crecí con tanta influencia de que la meditación era algo solo Budista que nunca lo intenté hasta mi adultez, y luego solo lo veía como algo de placebo y no como algo que funcionara como lo pintaban.

Explorando las distintas religiones del mundo con un interés académico luego de desligarme del cristianismo, me topé con un libro muy importante para mí que se titula “The Heart of the Buddha’s Teaching” por el monje budista Thich Nhat Hanh. Ese libro me abrió la mente en ese momento a lo que podía enseñarme el Budismo y desde entonces ha sido un interés muy marcado en mi vida. Aún así, no solía practicar la meditación, el mindfulness, la recitación de mantras, etc., frecuentemente, porque mi enfoque tambaleaba entre lo que era mi interés y lo que estaba probado. Además, sentía una aprehensión de hacer algo mal y eso me limitaba a abrirme a una práctica que podría beneficiarme.

La era de las redes sociales y los teléfonos inteligentes aumentaron mi capacidad de distraerme, al punto que se me olvidan las cosas a menudo y se me hace difícil volver a concentrarme en lo que estoy haciendo. Entiendo es una situación que yo debo trabajar, estén las redes sociales y el celular presentes o no. Un beneficio del celular en este caso es que puedo acceder aplicaciones hechas con el propósito de asistir en la concentración y la meditación. Una de ellas que estoy usando mucho es Headspace, la cual me ha ayudado a poder crear un hábito diario al menos con la meditación usando la respiración y el body scan. Recientemente también comencé a usar la aplicación Balance y me está gustando mucho también. Lo que me gusta de estas aplicaciones es que puedo tener meditaciones guiadas en cualquier sitio.

Es mi interés poder continuar profundizando en estas prácticas que me ayuden a poder concentrarme mejor, a liberar estrés y bajar los niveles de ansiedad y otras incomodidades inherentes en ser humano. Además, deseo aprenderlas dentro de su contexto religioso cultural con el ánimo de comprenderlas dentro de su marco histórico. Es decir, no me interesa aprender meditación sin el Budismo, y el Budismo sin su origen religioso.

Al igual que las actualizaciones mensuales en cuanto a mi lenguaje construido, es de mi interés poder compartir cosas interesantes del Budismo que haya encontrado, así como referencias a libros o videos que expliquen un tema especifico. Así no me quedo con lo aprendido sino que me gusta compartirlo para beneficio de otros que estén buscando lo miso que yo.

-Carlos López Melero