2: Sobre meditación

La meditación es una práctica que parecía tan exótica cuando era pequeño, algo foráneo a mi religión cristiana que era interesante y a la misma vez imposible. “Eso no es de Dios”, me decían, aún cuando la meditación es algo que se encuentra en las prácticas contemplativas cristianas, solo que su enfoque es en Dios. Crecí con tanta influencia de que la meditación era algo solo Budista que nunca lo intenté hasta mi adultez, y luego solo lo veía como algo de placebo y no como algo que funcionara como lo pintaban.

Explorando las distintas religiones del mundo con un interés académico luego de desligarme del cristianismo, me topé con un libro muy importante para mí que se titula “The Heart of the Buddha’s Teaching” por el monje budista Thich Nhat Hanh. Ese libro me abrió la mente en ese momento a lo que podía enseñarme el Budismo y desde entonces ha sido un interés muy marcado en mi vida. Aún así, no solía practicar la meditación, el mindfulness, la recitación de mantras, etc., frecuentemente, porque mi enfoque tambaleaba entre lo que era mi interés y lo que estaba probado. Además, sentía una aprehensión de hacer algo mal y eso me limitaba a abrirme a una práctica que podría beneficiarme.

La era de las redes sociales y los teléfonos inteligentes aumentaron mi capacidad de distraerme, al punto que se me olvidan las cosas a menudo y se me hace difícil volver a concentrarme en lo que estoy haciendo. Entiendo es una situación que yo debo trabajar, estén las redes sociales y el celular presentes o no. Un beneficio del celular en este caso es que puedo acceder aplicaciones hechas con el propósito de asistir en la concentración y la meditación. Una de ellas que estoy usando mucho es Headspace, la cual me ha ayudado a poder crear un hábito diario al menos con la meditación usando la respiración y el body scan. Recientemente también comencé a usar la aplicación Balance y me está gustando mucho también. Lo que me gusta de estas aplicaciones es que puedo tener meditaciones guiadas en cualquier sitio.

Es mi interés poder continuar profundizando en estas prácticas que me ayuden a poder concentrarme mejor, a liberar estrés y bajar los niveles de ansiedad y otras incomodidades inherentes en ser humano. Además, deseo aprenderlas dentro de su contexto religioso cultural con el ánimo de comprenderlas dentro de su marco histórico. Es decir, no me interesa aprender meditación sin el Budismo, y el Budismo sin su origen religioso.

Al igual que las actualizaciones mensuales en cuanto a mi lenguaje construido, es de mi interés poder compartir cosas interesantes del Budismo que haya encontrado, así como referencias a libros o videos que expliquen un tema especifico. Así no me quedo con lo aprendido sino que me gusta compartirlo para beneficio de otros que estén buscando lo miso que yo.

-Carlos López Melero

1: Sobre lenguajes construidos

Desde el 2017 estoy leyendo sobre conlanging o construcción de lenguajes luego de encontrar un grupo de personas que se dedican a esto como trabajo y como pasatiempo. La popularidad de Game of Thrones ciertamente impulsó al foro popular la creación de lenguajes como el Valyrian y el Dothraki, aunque creo que muchos hemos tenido como primera exposición a un conlang en Lord of the Rings. Me surgió la curiosidad de saber si yo podía construir un lenguaje también, algo que siempre ha estado en mis pensamientos, pero no sabía si yo podía hacerlo, menos aún algo que tuviera uso. Y aunque no tiene que tener ningún uso, sino mi propia satisfacción de hacerlo, tuve la idea de que fuera una lengua hablada y escrita en uno de los países principales de una de mis novelas. Es así como surgió la idea de Thanaljira, o cuidad de los tres dioses, y su lengua principal.

La inspiración de esta lengua viene de las lenguas mediterráneas, particularmente el griego antiguo y el árabe. Tiene como marcador distintivo, al menos en mi mente, el uso de la [fricativa dental sorda] θ, que suena como la z en algunos acentos españoles y como th en la palabra thought en inglés. También quería incluir la[africada postalveolar sonora] ʤ, es decir, el sonido que se produce en llave en la pronunciación argentina, o en la j de la palabra enjoy en inglés.

Le he estado llamando Thanaljiran al lenguaje aunque su nombre final no será ese, ya que ese es el nombre de la ciudad principal del Imperio mas no es en el único sitio donde se habla. En el contexto del mundo construido donde se habla esta lengua, el Imperio de Thanaljira está en un continente al sur del ecuador donde se encuentran muchos otros territorios que no comparten la cultura o lengua del Imperio, pero por razones de la invasión Imperial muchas personas han aprendido algo del mismo. El Imperio de Thanaljira es el lugar donde se desarrolla gran parte de la historia de mi novela por lo que es el idioma que más intereso en desarrollar, al menos lo suficiente para tener una conversación corta. Quiero desarrollar otro lenguaje basado en el mundo construido de la novela pero no sería conversacional sino mas bien para nombrar lugares y personas, y quizá hechizos.

Una vez al mes estaré publicando actualizaciones sobre lo que he desarrollado en el lenguaje, así como otros elementos de worldbuilding (como un mapa) que desarrolle en relación al lenguaje. Me tiene muy emocionado poder continuar con este proyecto y poder compartirlo públicamente.

-Carlos López Melero

0: Objetivos y metas

Vuelvo con el mismo cuento de siempre, recrear un blog para exponer mis pensamientos y proyectos. Esta vez, la diferencia es que tengo muchas cosas en progreso que me emocionan e inspiran a continuar con ellas y el querer poder compartirlas con el mundo.

Mis metas con tener este blog público es practicar y mejorar mi escritura con la producción de entradas largas y desarrollar ensayos que utilicen referencias académicas de apoyo. También el poder compartir mi lenguaje construido, Thanaljira, y los escritos relacionados con el mismo.

Otra meta del blog es compartir experiencias personales que sirvan de exposición sobre temas como prácticas contemplativas, cambios de hábitos, mi meta personal de ser zero waste y salud física.

Es mi intención tener un espacio donde poder expresarme libremente, exponer mis trabajos creativos y servir de entretenimiento o hasta aprendizaje para quienes me lean.

La idea es publicar semanalmente los domingos, con entradas adicionales en la semana de tener el contenido necesario para una publicación con sustancia.

-Carlos López Melero